Forros polares:

Como ya hemos visto en la sección de la «parte superior», los forros polares son la prenda que conformaría la segunda capa en nuestra vestimenta de montaña y esta sirve para dar calor a nuestro cuerpo. 

Dependiendo de la actividad a realizar y sobre todo por las franjas de temperatura que se den donde vayamos a realizarla, deberemos elegir unas con un menor o mayor grosor.

Existen tres pesos y grosores diferentes:

100 gramos: Un forro polar de 100 gramos es ligero y muy recomendable para realizar rutas de senderismo o actividad en montaña con temperaturas ambiente o sensación térmica que se encuentre entre los + 15 grados y hasta los + 5 grados positivos. 

200 gramos: Los forros polares de 200 gramos son los mas comunes y mas usados en el mundo de la montaña ya que tienen un peso medio y nos sirven perfectamente para las temperaturas invernales normales en esta época del año en nuestro país + 5 grados positivos a – 5 grados negativos.

300 gramos: Los forros polares de 300 gramos son mas pesados y menos adaptables pero se deben utilizar donde el calor sea nuestra prioridad absoluta, como actividades de alta montaña y con temperaturas extremas que bajen de los – 5 grados negativos.

Mujer:

Hombre

 

 

Niños:

 

En lo expuesto anteriormente tendremos en cuenta nuestro grado personal de sensación de frío y también el resto de prendas a utilizar como la camiseta térmica como primera capa y una chaqueta técnica como tercera capa para momentos de baja actividad, paradas o situaciones mas extremas.